¿Cómo evito quemar CDs o DVDs para probar distribuciones de GNU/Linux?

Todo comenzó con esta pregunta: ¿cómo puedo arrancar un live cd de alguna distribución de Linux, en algún hardware real, sin quemar un CD o DVD? La principal razón de esto es que considero que esos CDs o DVDs quemados al poco tiempo pierden su utilidad por la alta frecuencia con que se dispone de nuevas versiones de distribuciones de GNU/Linux, lo que termina siendo un desperdicio y más contaminación para nuestro ambiente.

De las búsquedas hechas, una de las primeras respuestas encontradas fue configurar un servidor tftp y hacer el arranque vía pxe, que la probé y funcionó, sólo que el procedimiento varía por cada distribución que quiera probar.

Luego apareció una mejor respuesta: Cobbler, el servidor de instalaciones para Linux, que puede ser una herramienta útil para lograr el provisionamiento automático de sistemas operativos. Empecé a probarlo sobre una máquina virtual ejecutando Ubuntu Server Raring (13.04), pero luego me pasé a CentOS 6.4, puesto que emplea la versión más actualizada de Cobbler (2.4.0 al momento de escribir esta entrada).

Como resultados tengo los siguientes:

  • La instalación es sencilla, luego que se entiende la documentación de Cobbler (versión 2.4.0). Por practicidad desactivé el firewall (iptables) dado que el uso que le doy se circunscribe a una red de área local completamente confiable para mis pruebas y que varias fallas que se me presentaron se debieron a puertos bloqueados (http fue un ejemplo de ello).
  • Las ediciones tipo servidor de CentOS y Ubuntu (precise o raring) son las más fáciles de instalar, con el comando "cobbler import" y con la imagen ISO que se quiera probar.
  • Las ediciones tipo desktop basadas en Ubuntu (precise, raring, Linux Mint Cinnamon) son también fáciles de instalar, aunque com más pasos dado que hay que combinar los comandos "cobbler distro", "cobbler profile" y el montaje (tipo loop) de la imagen ISO que se quiera probar. Vía NFS se exporta el sistema de archivos de la distribución y el arranque del live cd es exitoso (predeterminadamente es en modo texto, por lo que en la consola hay que ejecutar el comando "startx" para iniciar el entorno gráfico, aunque se puede configurar cobbler para que el arranque predeterminado sea en modo gráfico)
  • Con Debian 7 la creación del perfil de Cobbler es sencilla, el arranque vía pxe es satisfactorio, pero luego se presenta una falla porque no detecta el medio de instalación (se queda pidiendo drivers para la unidad de CD-ROM). Posiblemente esto sea fácil de solventar.
  • Con Fedora 19, tanto la versión completa como la versión live, no he podido hacer un arranque exitoso. Con el modo live se produce una falla que alude al parámetro del kernel "edd".
  • Cobbler proporciona una interfaz web, sencilla y práctica, para la gestión de distribuciones, perfiles, sistemas, plantillas de configuración, importación de imágenes de sistemas operativos, sincronización de configuraciones, etc.
  • Cobbler puede ir más allá de la instalación inicial del sistema operativo, pudiendo replicar una configuración inicial (vía kickstart o semillas Debian) o enlazarse con sistemas de gestión de configuración, como Puppet, Cfengine o Chef, para mantener el sistema a tono.

Y como conclusión al momento tengo que sí es posible y práctico, por ejemplo a través de Cobbler, tener desplegado un servidor en la LAN que sirva para proveer el arranque de sistemas operativos basados en GNU/Linux a través de la red, evitando quemar imágenes ISO en CDs o DVDs.

Para cerrar, Cobbler nos servirá en OpenSinergia para nuestras pruebas de sistemas operativos y para el despliegue automático y práctico de software en los equipos de nuestro laboratorio de capacitación y entrenamiento. Claro, requeriremos un trabajo previo para dominar Cobbler y adaptarlo a nuestros requerimientos.

Añadir nuevo comentario